jueves, 4 de abril de 2019


こんにちは皆さん!

Damos la bienvenida al mes de abril un poquito tarde pero aun así era imprescindible esta nueva entrada porque el pasado dos de Abril fue el día Internacional de la Literatura infantil.

Siendo este el blog de la biblioteca de la Fundación Japón, donde la literatura fluye por todos sus rincones, no nos podíamos olvidar de los más pequeños, los niños. Y es que, ¿cuántos años teníamos cuando cogimos o nos regalaron nuestro primer libro? ¿Dos, tres, quizás un poco más? ¡Y cuánto disfrutamos de ellos! Con tantas imágenes e historias fantásticas, donde héroes y heroínas se aventuraban en un mundo imaginario e increíble, cada libro nos dejaba con la boca abierta y con ganas de más.

Pero también es cierto que la literatura infantil no solo es para los niños, ¿verdad? Todos, ya sea que tengamos veinte, treinta, cincuenta años, seguimos teniendo a un pequeño niño en nuestro interior, el cual sigue disfrutando tanto de estas historias.


Por ello, hoy queremos recomendar algunos libros infantiles de tradición japonesa, imprescindibles si quieres saber más sobre Japón y los valores de su sociedad. También queremos que tengáis en cuenta las diferencias que podemos encontrar entre la literatura infantil de Japón y la occidental, donde tanto los personajes como las tramas de las historias suelen diferir.  Si nos fijamos, muchos de los cuentos japoneses siguen ciertos patrones, como puede ser la aparición de una pareja de ancianos que, por casualidades de la vida, no pueden tener hijos y piden a Buda o a la diosa Amaterasu que les bendiga con un niño. La religión, como ponemos ver, es un tópico destacado en las historias (El hilo de la araña). También es frecuente encontrarnos como protagonistas a animales (Tsuru no ongaeshi), al igual que hay temas que suelen repetirse, como la devolución de la deuda (on en japonés).


Nuestras recomendaciones son los ya muy conocidos y famosos en Japón Momotarō y Urashima Tarō. Momotarō cuenta la historia de un chico que nace de un melocotón (momo en japonés). Cuando se hace mayor va a la isla de los demonios (Onigashima), quienes amenazaban la vida de los aldeanos. Momotarō irá acompañado por sus tres fieles acompañantes: un mono, un perro y un faisán. ¿Sabes cómo acaba la historia?

Por su parte Urashima Tarō es un chico que un día, después de salvar a una tortuga, es invitado por ella a su reino del mar. Allí, la princesa le da una caja misteriosa. ¿Qué puede pasar con esta caja?

Si os ha entrado curiosidad por conocer más cuentos tradicionales  japoneses que son leídos a los más pequeños también contamos en nuestra biblioteca con colecciones de muchos de estos, tanto en japonés como en español. ¡No dudéis en visitarnos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario