viernes, 18 de junio de 2021

Club de lectura: Destellos de ámbar – semana 3 – El niño que no creció

¡Nos acercamos al final de la lectura de Destellos de ámbar de Yoko Ogawa!


A pesar de que el estilo de Ogawa se caracteriza por abarcar distintos géneros, la propia autora admite que suele volver siempre a los mismos temas, que para ella son como una isla en medio del mar. Si nos seguís desde el inicio de este ciclo, ¿habéis detectado algún motivo recurrente? ¿Qué temas toca la autora con este libro?


Si bien nos puede venir a la cabeza el encierro, la soledad y el arte como herramienta de salvación, en los últimos libros que la autora ha publicado, entre los que se encuentra Destellos de ámbar, encontramos personajes que se enfrentan a la penosa tarea de dejar la niñez atrás.


Con su libro La niña que iba a la escuela en hipopótamo encontramos a la pequeña Mina que debe dejar su familia y su ciudad durante el verano, descubriendo allí los entresijos de las relaciones adultas. En Bailando con elefante y gato conocemos a Alekhine, un niño con un don especial para el ajedrez, pero con una timidez que solo le permite enfrentar a sus contrincantes ocultándose bajo la mesa o escondido dentro de un robot. Ámbar a su vez descubre a lo largo del libro que es él el único que se aferra con tenaz testarudez a su pequeño mundo de fantasía mientras que sus hermanos crecen, no solo física sino psicológicamente.


En Destellos de ámbar la imaginación es una arma de doble filo: podemos valernos de ella para soportar, superar y crecer frente a situaciones límite, o podemos aferrarnos a ella para permanecer en una eternidad artificial, deteniendo el tiempo a fuerza de imaginar que el mundo exterior no existe, que la venganza del perro demonio nos impide salir a su encuentro. 


¿Están Ámbar y su madre atrapados en una suerte de Síndrome de Peter Pan? ¿Qué dice eso sobre la fantasía, tal y como nos lo plantea Ogawa? La habilidad que desarrolla Ámbar de dibujar para-para manga (flipbook o animación a partir de dibujos secuenciales), donde imágenes inmóviles dan la impresión de movimiento, es quizás la imagen más terrible de lo que pasa en el interior de estos personajes. Por lo que sabe el lector, tan solo Ámbar y su madre aceptan y creen en el cambio del ojo izquierdo, ¿qué tanto es puro anhelo e invención en este fenómeno? 

  • Es también muy del estilo de Ogawa concentrarse en la minucia y de pasar "a la carrera" lo que podríamos entender como acciones de gran impacto. ¿Qué os pareció el final del libro? En vuestra opinión, ¿qué pasó con los hermanos? ¿Por qué Ogawa no nos cuenta qué sucedió con ellas después del encierro?

¡Falta poco para nuestra reunión final!


La reunión final será virtual a través de ZOOM el viernes 25 de junio en dos turnos con un aforo máximo de 10 personas: de 16h a 17:30 o de 18h a 19:30. Para inscribirse en esta sesión presencial basta con enviar un email a biblioteca@fundacionjapon.es con el título "Destellos de ámbar" y los siguientes datos: nombre completo, horario de la reunión a la que quiere asistir y un número de contacto. 

 

¡Feliz lectura! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario