viernes, 3 de septiembre de 2021

Club de lectura: Territorio de luz - semana 1- La hija de Dazai

 Quisiera saber lo que la palabra ‘madre’ quiere decir

Esta frase de Yuko Tsushima expresa perfectamente uno de los temas que más le preocupó a nuestra autora de septiembre del Club de lectura a lo largo de su vida.


¿Quién fue Yuko Tsushima? Un rápido vistazo a su biografía dejará al lector con la seguridad de que Tsushima nació destinada a convertirse en escritora. La vida le dedicó un padre famoso por su habilidad literaria y le deparó una hija que se convertiría en dramaturga, así como le dio, una tras otra, toda la experiencia vital para sentir en carne propia las situaciones sobre las que inspirarían sus libros: la pérdida del ser amado, la soledad tan particular de la mujer, la dificultad de criar a un hijo, la angustia de encontrarse en un mundo hostil a lo que crees y piensas. Ella misma confiesa en una entrevista de 1989, “Escribo ficción, pero vivo toda esa ficción sobre la que escribo. En ese sentido, ya no es ficción, sino realidad.

Comencemos por el principio entonces, y hablemos de la figura ineludible de su padre, el famosísimo escritor Osamu Dazai, autor de clásicos contemporáneos como Indigno de ser humano, Repudiados y El ocaso. Quienes escriben sobre Tsushima siempre sacan a colación su nombre, a pesar de que eela dijo que no lo recuerda, que tiene sentimientos encontrados sobre él como autor y él como marido y padre. “Era difícil para mí ser objetiva en cuanto a las novelas que [Dazai] escribió. Quizás cuando ser mayor probablemente pueda leerlas con un sentimiento diferente, pero todavía no puedo. Si no hubiese sido mi padre, quizás podría comprender mejor lo que le hizo a su familia. Pero era mi padre y no puedo ser objetiva, ya que él nos abandonó.” Ya en nuestro libro de septiembre, Territorio de luz palpamos esta ausencia de padre, ya sea por el impulso que lleva a la protagonista a impedir que su ex-esposo se acerque a su hija o por la figura que se le aparece en sueños, que con su frialdad y carencia de rostro, más que un padre recuerda a los monstruos yokai de la mitología japonesa. 

A partir de esta primera pérdida se suceden muchas otras: el hermano tan querido muere, el divorcio de su primer matrimonio y su condición de madre soltera en una sociedad que no la ve con buenos ojos, la muerte de un hijo por problemas respiratorios. No es de sorprender que la pérdida, la soledad, el amor y la familia el núcleo de su obra, armen el núcleo temático de su obra.

Por último, podríamos señalar que ninguna de estas experiencias hubiesen hecho tanta mella en sus libros si no fuese por el profundo apego que sentía por los más desfavorecidos. Desde joven mostró este lado más contestatario, quizás en parte gracias a su participación en la célebre revista literaria Bungei Shuto ("Capital literaria"), que reunía intelectuales de la talla de Fumiko Hayashi y Kenji Nakajima. A partir de entonces estuvo implicada en movimientos políticos que buscan reinvindicar los derechos de las minorías y de los olvidados por la sociedad. Koji Karatani, crítico literario y compañero de Tsushima durante sus años universitarios, recuerda "Ella no era diferente de él [Nakajima], en cuanto a que era una autora que escribía sobre seres marginales - hijos ilegítimos, huérfanos, personas con discapacidades, minorías étnicas, animales. Ella fue una escritora que sentía empatía y un profundo amor por los oprimidos. Y ella estuvo muy activa en pro de estos colectivos en muchas partes del mundo. Por ejemplo, una vez enseñó en una universidad francesa acerca de la literatura ainu." En efecto, conocida es esta anécdota en la que la Universidad de Paris la llamó para que diera un curso sobre literatura japonesa, pero lo que hizo Tsushima fue dar clases sobre la cultura y tradición ainu, etnia aborígen de la isla de Hokkaido, al norte de Japón, que al no tener sistema de escritura se escapa del definición común de "literatura". 

  • Pregunta para el debate, ¿creéis que es posible separar al autor de su obra?
  • ¿Creéis que la situación que vive la protagonista de Territorio de luz es algo único de la sociedad japonesa o de la época en la que fue escrito (1979)?

¿Os animáis a participar en nuestra sesión final de debate? Será virtual a través de ZOOM el viernes 24 de septiembre en dos turnos con un aforo máximo de 10 personas: de 16h a 17:30 o de 18h a 19:30. Para inscribirse basta con enviar un email a biblioteca@fundacionjapon.es con el título "Territorio de luz" y vuestro nombre y apellidos, el horario de la reunión a la que quiere asistir y un número de contacto.

¡Feliz lectura!

No hay comentarios:

Publicar un comentario