viernes, 11 de marzo de 2022

Club de lectura: Idéntico al ser humano - semana 2 - Incomunicados

 Llegamos a la segunda semana de lectura para Idéntico al ser humano de Kobo Abe. ¿Qué pensáis de la obra?



Como no podía ser de otra manera, en el último libro del ciclo “Raros” el lector se encuentra con una historia muy peculiar y con un estilo que no deja indiferente a nadie. A pesar de ser comparado con Kafka, el regusto que dejan las obras de Abe es lo suficientemente distintivo para reconocerse rápidamente: su uso del absurdo está barnizado por una capa de frialdad cientítifca y de lógica casi imbatible. Es esta combinación lo que a muchos les deja con una sensación de familiar extrañeza, sin saber si lo que está leyendo está anclado en la realidad más banal o en el sinsentido absoluto.


Esta polaridad surge, principalmente, del uso del lenguaje de Kobo Abe. Sencillo y cotidiano a más no poder, la palabra fue para el escritor un gran misterio y una importante herramienta. El lenguaje es lo que nos separa de los animales, lo que nos ayda a expresar nuestros sentimientos más profundos, proyectar nuestras pensamientos y, finalmente, comunicarnos con los demás. Pero tal y como le sucede al narrador de Idéntico al ser humano, el lenguaje nos aliena y frustra la comunicación. En efecto, Abe comenta en una entrevista que el humano está condenado a expresarse a través del lenguaje porque no le queda otra salida: comunicarse es un instinto animal, génetico le llama, pero no forma parte de ese algo que llamamos “alma”, por lo que intentar externalizar lo que se siente y se es tan solo puede llevar a la frustración y a la alienación del individuo.  


El lector se enfrentará pues a un ejemplo de comunicación fallida, el debate entre un locutor y guionista de radio y un marciano idéntico al ser humano. La dialéctica entre ambos se asemeja perfectamente a un partido de tenis: los argumentos vuelan de un lado a otro de la contienda, perfectamente concebidos y expresados, pero que terminan reduciéndose al silencio o a un simple ruido hueco.


Hay quienes proponen que las novelas de Kobo Abe tan solo quieren jugar con el lector, que su sentido es el sinsentido. Otros las defiende como exponentes aúreos de las llamadas “novelas de ideas”. ¿Cuál es vuestra posición en cuanto al estilo de la novela?


Si sois “team alegoría”, ¿qué significado le encontrásteis a Idéntico al ser humano?

No hay comentarios:

Publicar un comentario