viernes, 12 de marzo de 2021

Club de lectura: Musashi - semana 2 - Escritor comprometido

 Leer una novela es como leer tu propia vida. Los lectores se leen a sí mismos en cada libro.”

¿Qué os ha llamado más la atención de Musashi de Eiji Yoshikawa? ¿Tenéis ya un personaje favorito?



Eiji Yoshikawa es toda una institución en Japón. Sus libros fueron bestsellers en su época,  y aún hoy en día sus historias siguen editándose. Yoshikawa no escribía para dar a conocer Japón, ni para problematizar sobre temas filosóficos, sino desde la profunda convicción de que la escritura podía ser una fuente de solaz y de ánimo “Un escritor que, mimetizándose con su pueblo, busca caminar con ellos” 


A pesar de revisitar hechos históricos en sus novelas, nuestro autor no fue un académico reconocido, ni acumuló títulos universitarios. Su situación familiar lo obligó a dejar la escuela primaria a los 11 años, y a partir de entonces fue de trabajo en trabajo. Esta falta de instrucción fue un complejo que le acompañó durante toda su vida, insistiendo que nunca estaba contento con las historias que publicaba, mas no mitigó en ningún momento su apetito voraz por los libros y por la historia antigua. Como tantos otros antes y después de él, Yoshikawa encontró en la lectura un refugio para sus vicisitudes, así como una fuente de inspiración y de energía. 


Musashi en particular fue publicada al entrar Japón en guerra, y Yoshikawa siempre estuvo muy consciente de que sus libros sería a su vez cobijo de una generación que vivía el horror y la incertidumbre de la batalla, especialmente los jóvenes que salían a pelear. Yoshikawa les infunde ánimos y les muestra a Miyamoto Musashi, el más grande de los guerreros que conoce Japón, como un joven arisco y salvaje y cómo, a pesar de todos los problemas y retos, él domina su naturaleza violenta, gana sobre sus adversarios y sobre sí mismo. Desde esta perspectiva, no es de sorprender que la carga filosófica que aporta el monje Takuan y el valor y la determinación de Otsu y de Osugi puedan ser tomadas por algunos como enseñanzas para la vida.


Aunque en el Club leemos solo el primer tomo de la serie, quienes se animen a continuar con los otros dos volúmenes encontrarán que poco a poco el tono de Yoshikawa se vuelve más sombrío. La guerra, cada vez más cruenta, hace mella en el pueblo japonés y, en consecuencia, en el autor. Se dice que Yoshikawa quedó tan impresionado con el sacrificio de los kamikaze que lo sintió, de alguna manera, como si hubiese sido su obra la que los llevó a tan terrible finalAl terminar la serialización de Musashi, tardaría dos años en volver a escribir. Su próxima obra sería fruto de sus reflexiones sobre la felicidad y la resiliencia humana, el Shin Heike Monogatari.  ¿La razón de rescatar esta épica clásica japonesa?:


“¿Por qué el humano no deja de pelear? ¿Por qué tanta crueldad sin límites, que al final solo demuestra nuestra estupidez?... Al leer la literatura clásica entendemos todo perfectamente.” 


La sesión presencial será virtual a través de ZOOM el viernes 26 de marzo en dos turnos con un aforo máximo de 10 personas: de 16h a 17:30 o de 18h a 19:30. Para inscribirse basta con enviar un email a biblioteca@fundacionjapon.es con el título "Musashi" y vuestro nombre y apellidos, el horario de la reunión a la que quiere asistir y un número de contacto.


¡Feliz lectura!


No hay comentarios:

Publicar un comentario