viernes, 14 de mayo de 2021

Club de lectura: La policía de la memoria - semana 2 – Las dos vidas de un libro

¿Qué hace de un libro un fenómeno literario? ¿Qué hace de un libro literatura y no un simple “bestseller”?

Esta no es una pregunta fácil, ya que el concepto mismo de “literatura” es entendido de formas muy diferentes de acuerdo a cada lector. Del mismo modo, un libro es mil y un mundos atrapados en dentro de sus páginas, puesto que la historia no será nunca la misma dependiendo cómo y cuándo lo leamos. Algo muy curioso sucedió con nuestro libro de mayo, La policía de la memoria de Yoko Ogawa. Un fenómeno que revela que hay tiempos y lugares que hacen que un libro se convierta en algo más que la suma de sus partes.

La semana pasada hablábamos un poco sobre Ogawa y cómo esta ha sido una de las escritoras japonesas contemporáneas de referencia en los últimos años, particularmente en Francia, desde donde se la conoce desde hace un buen tiempo y donde se ha traducido la gran mayoría de sus libros. Allí se publica nuestro libro del mes en el 2009, con su título original 密やかな結晶 traducido literalmente (Cristallisation secrète, en castellano sería “cristalización secreta”) y con una portada que, si bien no hace eco directo de la japonesa, mantiene la temática de la naturaleza. A pesar haber sido recibido con muy buenas críticas, el libro no causó gran revuelo, no se vio fotografiado y compartido una y otra vez en redes sociales, no ganó ningún premio. Diez años después, una editorial inglesa se hace con los derechos de publicación y junto al traductor y experto en Japón Stephen Snyder, sacan la versión inglesa, bajo un nuevo título y un nuevo diseño de portada.

Diseños de portada, de izquierda a derecha: edición francesa, original en japonés, edición inglesa (usado también en la edición en español y alemán) y edición italiana
  
Inmediatamente, el libro llama la atención de los lectores, incluso de aquellos que nunca se habían animado con la literatura japonesa. Los grandes medios se hacen eco de reseñas que alaban el poder poético de Ogawa y lo llaman un libro que “viene del futuro”. Pronto se ve su portada entre las obras finalistas de la categoría de Literatura traducida del Booker Prize. Lo siguiente que sabe el mercado español es que el Grupo Planeta lo publica, con el mismo título y portada de la versión inglesa, y la ola de publicaciones y reseñas continúa. ¿Qué cambió entre un momento y otro? El libro es el mismo… ¿o no?

El libro quizás no cambió, pero sin duda alguna el mundo sí que lo hizo. La publicación en inglés coincide con temas que resuenan de forma particularmente siniestra con temas como las noticias falsas (“fake news”) y, poco después, con la pandemia por el COVID-19, momento en que cada una de nuestras casas se convirtió en nuestra propia isla, de la que parecía no haber escapatoria, y donde cosas del día a día se nos iban escapando de la memoria a medida que los meses pasaban.

  

Stephen Snyder en su coloquio para la Fundación Japón de Nueva York "AFTERLIFE: Translation, Yoko Ogawa's “The Memory Police,” and Global Japanese Fiction", considera que parte de la popularidad del libro se da por las decisiones editoriales a la hora de elegir el diseño de portada y el título. Sin duda alguna, y a pesar de la sabiduría que encierra el refrán “no juzgues un libro por su portada”, es indudable que el lector se deja llevar fácilmente por el atractivo diseño de portada, que reafirma el tema del abuso de poder (la placa policíaca en dorado y en relieve) y la pérdida de identidad (la fotografía que se pixela). Para los lectores de estos últimos años, sin duda será un llamado de atención, quizás más que la portada original.

  

Como último dato, es sorprendente también cómo cambia la recepción del contenido mismo de la obra. Cuando en Occidente vemos una crítica a los sistemas totalitaristas y múltiples referencias a Orwell, Moore y Kafka, lo cierto es que Ogawa no emite juicios sobre si lo que ocurre en la isla es correcto o no, ni tampoco consideró que su obra podría tener implicaciones políticas. Snyder comenta en su coloquio que incluso Kenzaburo Oe, autor crítico de su sociedad por excelencia, se sintió decepcionado por la obra y toda la fantasía y la ausencia de una posición más comprometida de parte de la autora.
  • ¿Sabéis de algún otro libro cuya recepción haya cambiado tanto con el paso de los años o gracias a una decisión editorial?
  • En vuestra opinión, ¿cuál es el tema principal de esta obra de Yogo Ogawa? ¿El abuso de poder en una sociedad totalitaria? ¿Una reflexión sobre el tiempo y la memoria? ¿La defensa del poder sanador de la palabra? ¿Alguna otra?
La reunión final será virtual a través de ZOOM el viernes 28 de mayo en dos turnos con un aforo máximo de 10 personas: de 16h a 17:30 o de 18h a 19:30. Para inscribirse en esta sesión presencial basta con enviar un email a biblioteca@fundacionjapon.es con el título "Policía de la memoria" y los siguientes datos: nombre completo, horario de la reunión a la que quiere asistir y un número de contacto.

¡Feliz lectura!

No hay comentarios:

Publicar un comentario